"El pueblo ya pregunta con maldad: ¿dónde está la honestidad?" (Noel Rosa)


MI COCHE INOLVIDABLE. PASIÓN POR LOS DESCAPOTABLES


Por Ronaldo Bôscoli
 


Ronaldo Bôscoli, Nara Leão y Roberto Menescal (detrás)

“Guardo historias graciosas de los primeros coches que tuve, en la década de los 50: un Fiat Pulga y un Escarabajo alemán, ambos descapotables e inolvidables. El Fiat era verdecito, pequeñito. El Escarabajo tenía los colores de las radios de aquella época (negro y blanco). Cuando aparecía por el barrio de Barra, difícilmente pasaba desapercibido. Escarabajo como aquel sólo había uno en Rio o quizá incluso en todo Brasil: el mío. Y, claro, las escapadas llegaban a los oídos de quien no debería saber nada.

 


Ronaldo Bôscoli, Maysa y Chico Feitosa (guitarra)

 

Iba siempre con el Escarabajo a pescar a Cabo Frio con Danusa Leão y Roberto Menescal, gran colega. El coche vivía oliendo a pescado. Pero yo tenía unos 23 años y todo era fiesta. Danusa y Roberto eran el segundo combustible del Escarabajo: siempre bajaban a empujarlo, pues él se quedaba muerto varias veces durante el viaje. Lo llamé ‘bossa nova’. En los espectáculos siempre se oía la misma broma: ¡preparaos, hoy es día de empujar la ‘bossa nova’! El Fiat Pulga no se quedó atrás. Cuando lo compré aún estaba aprendiendo a conducir y, la primera vez que cogí el coche, fui desde Jóquei hasta el Centro en segunda marcha. El motor se fundió.

Tengo un tercer coche inolvidable: el Fiat 126 italiano, descapotable, claro. Pero no era mío. Pertenecía a Elis Regina, por entonces mi esposa. Adoraba desfilar con él, perla con tapicería de cuero. Yo, bronceado de playa, dentro de ese cochazo, tenía mucho éxito”.

 

Artículo firmado por Ronaldo Bôscoli, productor musical.

 

Recomendamos la lectura de las memorias de Ronaldo Bôscoli "Eles e eu"; una divertida publicación de donde se puede extraer mucha información sobre los inicios de la bossa nova.